22.4.17

algo de the be good tanyas


waiting around to die


rain and snow


the house of the rising sun


scattered leaves


littlest birds

21.4.17

la incapacidad de los ojos del alma

Los ojos del alma de la mayor parte de la gente, en efecto, son incapaces de esforzarse para mirar a lo divino.

PLATÓN
“Sofista (254b)”

20.4.17

la bella y la bestia

cultura científica

No hace mucho que se estrenó la nueva versión del clásico de Disney, La Bella y la Bestia, en la que los dibujos animados dejan paso a los actores y actrices de carne y hueso y a las imágenes generadas por ordenador, y como ha ocurrido en anteriores ocasiones, está siendo todo un éxito en pantalla.

La historia que cuenta Disney en la Bella y la Bestia se basa en el cuento homónimo de la escritora francesa Jeanne-Marie Leprince de Beaumont (La Belle et la Bête), que a su vez se basó en el relato que escribió Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve, también francesa. ¿Pero en que se inspiró esta última para idear el cuento? Pues parece estamos ante una narración basada en hechos reales.

El protagonista real de la historia se llamaba Pedro González, supuestamente el hijo del jefe de una tribu guanche, natural de Tenerife, donde vino al mundo en el año 1537. Si no fuera por el detalle de que nació con una característica que no pasaba precisamente desapercibida, y que hizo que fuera abandonado en un orfanato en la isla, hubiera llevado una vida bastante normal, pero su cuerpo estaba recubierto completamente de pelo.

A esta condición se le llama hipertricosis, aunque en ocasiones se usa un nombre más llamativo, como es síndrome del hombre lobo o síndrome de Ambras. Este último nombre se debe a varias pinturas de Pedro González que se encuentran en el Castillo Ambras, en Innsbruck, Austria, donde están representados tanto él, como su esposa y también dos de sus hijos.


La hipertricosis es una condición muy poco frecuente, que destaca por provocar un aumento considerable de la cantidad de pelo en el cuerpo, pudiendo ser localizada en zonas específicas, como ocurre con la hipertricosis auricular, o en todo el cuerpo, como ocurre en la hipertricosis general.

(…)

A los 10 años de edad, siendo un niño tan llamativo, Pedro González fue enviado como regalo desde Canarias hasta Bruselas, donde la intención es que fuera recibido por el emperador Carlos V y su tía, que era la gobernadora de los Países Bajos, pero durante el viaje en barco, un grupo de corsarios franceses asaltó el navío y capturó al pequeño niño peludo, el cual obsequiaron al rey de Francia, Enrique II de Valois.

A pesar de que hay variantes de esta historia, Pedro González acabo en la corte francesa, donde incluso empezó a usar el nombre latinizado de Petrus Gonsalvus. Un diplomático italiano en palacio, Giulo Alvarotto, fue una de las primeras personas en dar cuenta de la gran curiosidad que levantó el niño cuando llegó a París, y lo describió de la siguiente manera:
“Su cara y su cuerpo está recubierta por una fina capa de pelo, de unos cinco dedos de largo (unos 9 cm), de color rubio oscuro, más fina que la de una marta cibelina, (Martes zibellina, un mustélido muy apreciado en peletería) y de buen olor, si bien la cubierta de pelo no es muy espesa, pudiéndose apreciar bien los rasgos de su cara”.
(...)

A pesar de su aspecto salvaje, Pedro González había recibido una buena educación, y el propio Enrique II se encargó de que aún mejorara más su formación para “civilizarlo” todo lo posible, puesto que por aquellas fechas el mito de los hombres salvajes hacía pensar que Pedro fuera medio persona, medio animal. Así le proporcionó formación en latín y otras lenguas y le inculcó las refinadas costumbres sociales del momento. Poco a poco en la corte parisina, comenzó a ser conocido como “el salvaje de Canarias”, pero tuvo en todo momento la protección del rey, y pasó a formar parte de su servidumbre, al ir creciendo. Sus primeros trabajos fueron como ayuda de cámara, y era parte de los criados que llevaban la comida al rey, con la diferencia de que él tenía que mostrarse al monarca y a sus invitados cuando éste se lo pidiera. También parece que hizo de catador de la comida del rey. A pesar de ser parte de la servidumbre, era llamado Don Pedro González, se supone que por ser descendiente de un jefe guanche.

(…)

Pedro (…) se hizo adulto viviendo en la corte parisina, hasta el fallecimiento de Enrique II, momento en que su mujer, la reina Catalina de Médici, decidió concertar un matrimonio para “el salvaje de Canarias”. Para ello eligió a Catherine, una joven noble de su corte de gran belleza. El mito de la Bella y la Bestia comenzaba a gestarse aquí. Supongo que para la reina fue una situación divertida y no dejó que la joven viera a Pedro hasta el momento de la boda, por lo que parece que ésta quedó horrorizada al descubrir a su pretendiente. Por el contrario, es de suponer que él estaba encantado. Catherine accedió a casarse por obediencia a su reina, y en contra de lo que la mayoría de la gente esperaba, congeniaron bastante bien y no hubo problemas en el matrimonio.

cultura científica

Genéticamente hablando, la hipertricosis lanuginosa congénita puede ser causada por una mutación de las bandas 8q12;q22.1 y 8p11.2;q22.2 del cromosoma 8, concretamente una inversión paracéntrica, es decir los genes que cambian su orden no afectan al centrómero del cromosoma. Una mutación espontánea podría producir esta afectación, y por lo tanto no sería necesario que ningún antepasado hubiera tenido hipertricosis para que Pedro González la padeciera. En cualquier caso, la condición, una vez que aparece, es autosómica dominante, y la probabilidad de que los hijos la hereden es alta, como podemos comprobar con sus hijos.

(...)

Del matrimonio entre Pedro y Catherine nacieron seis hijos, tres niños y tres niñas: Madeleine, Enrique, Françoise, Antonietta, Horacio y Ercole, cuatro de los cuales heredaron la hipertricosis de su padre. Tanto los niños Enrique y Horacio, como las niñas Madeleine y Antonietta, tenían el cuerpo y la cara cubiertos de pelo como su padre. Este hecho coincide y sobrepasa las probabilidades de heredar esta condición, si es autosómica dominante, como la hipertricosis congénita lanuginosa, y no está en los cromosomas sexuales.


En ese caso la probabilidad esperada sería del 50 % de los hijos con hipertricosis y el otro 50 % no afectados. Pedro tuvo 4/6 hijos con la afectación, es decir 2/3 o 66,66 %. También hay datos de que algunos de los nietos de Pedro González heredaron esta condición, pero los datos y las pistas sobre los González se diluyen a partir de la tercera generación.

(…)

Con Pedro González muy mayor, pero aun con vida, un médico llamado Marcus Antonius Ulmus, publicó en 1602, Physiologia barba humanae, un libro de trescientas páginas que recopilaba las opiniones e investigaciones de los “médicos y filósofos ilustres” de muchos siglos atrás sobre el pelo y las barbas. Al igual que otros autores médicos de su época, Ulmus asociaba el crecimiento del vello facial con la potencia sexual, por lo que no se habría sorprendido de que Pedro fuera padre de al menos seis niños.

Otro médico, Felix Platter, de Basilea, escribió sobre la familia de González en su obra, Observationes, hablando sobre la inexistencia de salvajes cubiertos de pelo en islas o países remotos, y nombrando a nuestros protagonistas como un ejemplo de personas normales que simplemente tenían un problema de crecimiento de pelo no deseado en muchas zonas de su cuerpo.

(…)

Cuando Catalina de Médici falleció, la peculiar familia al completo fue entregada como un presente a Margarita de Austria, gobernadora de Flandes y duquesa de Parma, y de sus manos, posteriormente pasaron por herencia al hijo de ésta, Alejandro Farnesio. Como se puede deducir, la vida de los González no estuvo exenta de lujos, pero fueron pasando de un lugar a otro, donde fueron exhibidos como animales salvajes, a pesar de su fina educación y preparación.

Los propios hijos de Pedro fueron separados y dados como regalos a diferentes nobles, una vez que se establecieron en Italia.

(…)

Pedro González falleció en 1618 en Capodimonte, en la región de Lacio, en Italia, y a pesar de haber llevado una vida tan inusual, murió cuando tenía 80 años, algo también bastante extraño para su época. Este hombre nunca pasó desapercibido, y no son pocos los historiadores e investigadores que piensan que su historia fue la que inspiró el cuento de la Bella y la Bestia, como adelantábamos al principio.

(…)

CARLOS LOBATO
“La hipertricosis del guanche que inspiró a la Bestia”
(cultura cientifica, 14.04.17)

19.4.17

creer saber

EXTR. - Me parece ver una forma de ignorancia muy grande, difícil y temida, que es equivalente en importancia a todas las otras partes de la misma.

TEET. -¿Cuál es?

EXTR. -Creer saber, cuando no se sabe nada. Mucho me temo que ésta sea la causa de todos los errores que comete nuestro pensamiento.

PLATÓN
“Sofista (229c)”

18.4.17

el trino del diablo

wikipedia

Giuseppe Tartini fue un violinista italiano del siglo XVIII, uno de los más grandes del instrumento (tal vez, sólo superado por Pagnanini). Una de sus obras más conocidas es la Sonata para violín en sol menor, composición que se ha hecho célebre por ser muy díficil de tocar y que exige una técnica y pericia que es todo un desafío, aún para los afamados violinistas contemporáneos.

Su dificultad tiene una “explicación”: fue compuesta por el mismísimo Diablo, una entidad que tenía un dedo adicional, un sexto dígito apto para pulsar el violín.

La historia le fue contada por el propio Tartini al astrónomo francés Jérôme Lalande que después éste reprodujó en su libro Voyage d'un François en Italie. De este modo Tartini contó su encuentro con el Diablo:
Una noche, en el año 1713 soñé que había hecho un pacto con el diablo a cambio de mi alma. Todo salió como yo deseaba: mi nuevo sirviente anticipó todos mis deseos. Entre otras cosas, le di mi violín para ver si podía tocar. ¡Cuán grande fue mi asombro al oír una sonata tan maravillosa y tan hermosa, interpretada con tanto arte e inteligencia, como nunca había pensado ni en mis más intrépidos sueños! Me sentí extasiado, transportado, encantado: mi respiración falló, y desperté. Inmediatamente tomé mi violín con el fin de retener, al menos una parte, la impresión de mi sueño. ¡En vano! La música que yo en ese momento compuse es sin duda la mejor que he escrito, y todavía la llamo el “Trino del Diablo”, pero la diferencia entre ella y aquella que me conmovió es tan grande que habría destruido mi instrumento y habría dicho adiós a la música para siempre si hubiera tenido que vivir sin el goce que me ofrece.
Casualmente, su sucesor (y tal vez superador) Niccolò Paganini también fue acusado de haber hecho un pacto con el Diablo para lograr su eximia técnica. Muy probablemente tanto Niccolò Paganini como Giuseppe Tartini eran buenos conocedores de las técnicas de promoción y hayan dejado correr esos rumores para llamar la atención en su época.

Como curiosidad adicional del Trino del Diablo, hay una modificación de Fritz Kreisler (la cadenza) que para algunos mejora la obra original y muchas versiones la incluyen como parte fundamental de la obra.


Ivry Gitlis (violin) - Shuku Iwasaki (piano)


FUENTES:

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/sonidos-y-palabras-humor-e-ironia-en-el-trino-del-diablo-de-daniel-moyano/html/54676116-a0fd-11e1-b1fb-00163ebf5e63_3.html

https://es.wikipedia.org/wiki/El_Trino_del_Diablo

https://es.wikipedia.org/wiki/Giuseppe_Tartini

http://seryhumano.com/web/sonata-para-violin-en-sol-menor-el-trino-del-diablo/

https://jordicervellogarriga.wordpress.com/2015/01/19/il-trillo-del-diavolo/

17.4.17

cuando volvamos a África

bbc mundo

(…)

(Ras Tafari) fue el nombre con el que nació el 23 de julio de 1892 el último emperador de Etiopía, quien al ser coronado adoptó el nombre real de Haile Selassie.

(…)

Tafari era el hijo de un colaborador del emperador Menelik III, uno de los gobernantes más importantes de la historia de Etiopía.

Desde la infancia, su inteligencia impresionó al emperador, quien facilitó que tuviera una carrera política.

Cuando en 1930 murió la hija de Menelik II, la emperatriz Zuditu, Tafari fue coronado emperador.

La coronación de Haile Selassie fue un evento espléndido al que acudieron reyes y representantes de todo el mundo.

El diario The New York Times especuló entonces con que las celebraciones habían costado más de US$3 millones.

La revista Time le dedicó su portada al nuevo emperador, convertido en un fenómeno global.

Poco después de la coronación, Selassie encargó la primera constitución escrita de Etiopía, que restringía en gran medida los poderes del parlamento.

En la práctica, él era el gobierno de Etiopía.

La sucesión al trono se restringió solo a sus descendientes y, según la constitución, la persona del emperador era "sagrada, su dignidad inviolable, y su poder indiscutible".

(…)

“Miren a África, donde se coronará un rey negro, porque el día de la liberación se acerca”.

Esta es la profecía que lo empezó todo y la hizo Marcus Garvey.

Garvey era un activista jamaicano que luchó por el cambio político y social en una isla que había sido un centro importante del sistema de la esclavitud.

bbc mundo

Tras abolirse ésta, en 1833, la vida no mejoró mucho para los antiguos esclavos, ni para sus hijos ni para las generaciones sucesivas.

No está claro si el “rey negro” al que se refería Garvey era una persona real. Es más probable que fuera una figura simbólica.

Pero cuando las noticias de la coronación de Haile Selassie en 1930 llegaron a Jamaica, muchos de los seguidores de Garvey hicieron una asociación que a ellos les parecía lógica.

Ras Tafari era el rey, así que el día de la liberación estaba cerca. Esto significaba que ellos debían prepararse para un éxodo a África.

Y aunque Marcus Garvey nunca fue realmente un rastafari, hoy es considerado uno de los profetas del movimiento, y sus ideas han dado forma a la filosofía rastafari.

(…)

Las creencias de los rastafaris hoy en día varían mucho.

Mientras que los primeros rastafaris profesaban que su único dios era Haile Selassie, Etiopía era el verdadero Sion y muchos buscaban un retorno a África, hoy en día muchos dan más importancia a un retorno “espiritual”.

(…)

Solo unos años después de la coronación de Haile Selassie, Etiopía se vio involucrada en una terrible guerra.

En 1935, Benito Mussolini invadió el país y Selassie se marchó al exilio.
Estuvo cinco años fuera y en 1941 fue restituido como emperador, con ayuda de Gran Bretaña.

El 21 de abril de 1966, visitó Jamaica: 36 años después de su coronación, el entusiasmo de los rastafaris seguía intacto.

Había ya por aquel entonces una nueva generación de rastafaris, muchos de los cuales todavía conservaban la idea de ese éxodo hacia África.

Selassie se sintió abrumado por el eufórico recibimiento, y no hizo nada para dispersar las creencias sobre su estatus divino.

En este momento, Garvey ya había muerto, y sus críticas a Selassie por salir del país en tiempos de guerra se habían olvidado en Jamaica.

Pero en el resto del mundo, el juicio no era unánime.

Aunque Selassie quería proyectar una imagen de un emperador progresista, se enfrentó también a acusaciones de ser un avaro dictador.
Entre la multitud que se presentó a honrar a su redentor estaba la esposa de un músico jamaicano de 21 años, que acababa de formar una banda llamada The Wailers.
Su nombre era Robert Nesta Marley.

Bob Marley fue el rastafari más influyente de la historia.

Él nunca se calificó a sí mismo como profeta, aunque sus canciones tenían carácter profético, y nunca fue un líder, aunque sus seguidores lo trataron como uno.

Marley y su banda, The Wailers, publicaron en 1973 su álbum "Catch a Fire".

Dos años después, el álbum Natty Dread se vendió bien internacionalmente.

Ambos álbumes estaban llenos de símbolos y motivos Rasta.

Para cuando se publicó “Rastaman Vibration” en 1976, había Rastas en casi todas las ciudades británicas y en muchas partes de América del Norte.

Jóvenes negros llevaban el pelo como Marley, usaban lo que llamaban "bastones de rezo" y vestían ropa con colores de la bandera etíope: verde, amarillo, rojo, y usualmente algo de negro añadido.

(...)

En Etiopía las cosas se complicaron para Selassie.

En 1973, una hambruna terrible mató a cerca de 200.000 etíopes.

Un año después los Derg, un grupo de oficiales del ejército con una agenda marxista, destronaron a Selassie en un golpe militar.

Murió en 1975, enfermo y en la cárcel.

Pero su muerte fue descrita por sus seguidores como una “desaparición”, ya que se negaron a creer que Selassie había fallecido.

Y cuando se hablaba de ello, la comunidad rastafari usaba frecuentemente la frase “mentiras de Babilonia”.

Muchos Rastas creían que la estructura dominada por blancos que ellos denominaban Babilonia había propagado una mentira para intentar debilitar el creciente movimiento rastafari.

Otros rechazaron la noticia señalando que Jah, el nombre rastafari para Dios, había ocupado temporalmente el cuerpo terrenal de Selassie.

La muerte corporal de Selassie era solo una señal de que Jah no era solo un ser humano, sino también un espíritu.

Una tercera interpretación -la mayoritaria entre los Rasta- se refiere al concepto I y I: la unidad esencial de toda la humanidad. Puede ser que habitemos distintos cuerpos, pero todos estamos unidos espiritualmente.

(...)

“Cómo terminó el emperador de Etiopía Haile Selassie siendo adorado como un dios en Jamaica”
(bbc mundo, 13.04.17)

15.4.17

algo de esperanza spalding


samba em preludio


on the sunny side of the street


i know you know


overjoyed


chacarera